Archive | Artículos del Blog RSS feed for this section

Relacionan dosis más altas de estatinas con menos ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

13 Nov

Dos estudios recientes hallan que tomar dosis altas de estatinas, un medicamento que se utiliza para reducir los niveles de colesterol, parece disminuir el riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular o la necesidad de procedimientos cardiacos adicionales más que las dosis regulares de estatinas en personas que han sufrido un accidente cerebrovascular o que tienen alguna enfermedad cardiaca.

Este beneficio se observó incluso en aquellos cuyos niveles de colesterol ya eran bajos, señalaron los investigadores. Las estatinas incluyen medicamentos ampliamente utilizados como Crestor, Lipitor y Zocor.

“Para las personas que están en alto riesgo, las que tienen enfermedades cardiacas o [que] sufrieron un accidente cerebrovascular y toman una dosis estándar de alguna estatina, una mayor reducción del colesterol LDL podría suponer un beneficio adicional para ellas”, dijo el Dr. Colin Baigent de la Unidad de Estudios Epidemiológicos y la Unidad de Servicio de Ensayos Clínicos de la Universidad de Oxford, Reino Unido, que participó en ambos estudios. Esto fue así incluso para los pacientes que tenían bajos niveles de lipoproteína de baja densidad (colesterol LDL o “malo”), señaló.

Los informes aparecen en la edición en línea del 9 de noviembre de The Lancet.

En el primer estudio, investigadores de la Universidad de Oxford y de a Universidad de Sídney, en Australia, recopilaron datos de estudios sobre 170,000 pacientes que participaron en 26 ensayos. Este tipo de revisión, conocida también como metaanálisis, recoge datos de varios estudios para ver si surge algún patrón.

Entre estos ensayos, cinco compararon altas dosis de estatinas con dosis regulares y otros 21 estudios compararon a personas que tomaban estatinas con otras que no lo hacían.

Los investigadores encontraron que en los ensayos que comparaban las dosis de estatinas, tomar dosis altas de estatinas redujo las probabilidades de tener un accidente cerebrovascular en 15 por ciento, en comparación con las dosis habituales de estatinas.

En concreto, hubo una reducción de 13 por ciento en las muertes relacionadas con el corazón o ataque cardiaco, una reducción de 19 por ciento en la necesidad de una nueva operación del corazón y una reducción de 16 por ciento en los accidentes cerebrovasculares, según los investigadores.

Cuando hicieron un análisis actualizado de los 21 ensayos, los eventos cardiovasculares iniciales de importancia (como ataque cardiaco y accidente cerebrovascular) se redujeron en un “altamente significativo” 22 por ciento con una reducción en los niveles de colesterol LDL de 1.07 milimoles por litro (mmol/L).

Al tomar todos los 26 ensayos en conjunto, las muertes se redujeron en 10 por ciento con una reducción del colesterol LDL de 1 mmol/L, sin efectos significativos sobre las muertes por accidente cerebrovascular u otras causas vasculares.

Además, no se observaron efectos significativos de las estatinas sobre las muertes por cáncer u otras causas no vasculares, ni un riesgo excesivo de cáncer, ni siquiera a bajas concentraciones de colesterol LDL.

El segundo estudio es un ensayo aleatorio llamado Estudio de la eficacia de las reducciones adicionales en el colesterol y la homocisteína (SEARCH), dirigido por la profesora Jane Armitage, también científica de la CTSU en Oxford.

Este ensayo examinó los beneficios de la terapia de estatinas con 80 miligramos (mg) de simvastatina (Zocor) en comparación con 20 mg de simvastatina, entre 12,000 supervivientes de ataques cardiacos.

El estudio fue financiado por Merck (fabricante de simvastatina).

Durante los casi siete años de seguimiento, los que tomaron la dosis más alta de estatinas experimentaron mayores reducciones en el colesterol LDL en comparación con los que tomaron la dosis más baja.

Los investigadores hallaron que la reducción en el colesterol LDL de la dosis más alta terminó disminuyendo el riesgo de eventos cardiacos mayores en 6 por ciento, aunque las estadísticas en sí mismas no fueron clínicamente significativas.

Los investigadores observaron que la dosis más alta de Zocor (simvastatina) resultó en un riesgo de una enfermedad muscular 10 veces mayor que el asociado con la dosis más baja. La enfermedad muscular, conocida como miopatía, puede causar dolor, debilidad y, en su forma poco común pero más grave, la destrucción del tejido muscular conduce a la insuficiencia renal. Los investigadores detectaron dos casos de miopatía que tuvieron lugar en el grupo de baja dosis y 53 casos en el grupo de alta dosis.

Los investigadores también encontraron que la rabdomiólisis, la forma más grave de la enfermedad muscular asociada con las estatinas, se diagnóstico en siete participantes que recibieron 80 mg de Zocor (simvastatina), en comparación con ninguno de los que recibieron 20 mg de simvastatina. Dos murieron a las pocas semanas de desarrollar el trastorno, y una de las causas de muerte hizo alusión al trastorno muscular como factor contribuyente.

Los investigadores también encontraron que siete de los participantes tenían niveles de creatina quinasa que superaban en 40 veces el límite superior de lo normal, un posible indicador de daño renal. Por esta razón, destacaron que la incidencia de enfermedad muscular grave entre los que tomaron 80 mg de Zocor podría ser una “subestimación”.

Baigent señaló que este efecto secundario se asocia con Zocor, pero tomar dosis más bajas de otras estatinas más potentes podría aliviar el problema. “Existen nuevas formas de incrementar la reducción del colesterol LDL mediante el uso de nuevas estatinas más potentes como Lipitor o Crestor”, dijo. (Todas las estatinas conllevan el riesgo de miopatía, pero las dosis más bajas se asocian con un menor riesgo).

Bernard M.Y. Cheung, de la Universidad de Hong Kong y coautor de un editorial acompañante en la revista, señaló que “las personas que corren el riesgo de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares deben reducir de forma intensiva su colesterol LDL”.

Sus médicos deben considerar la prescripción de una estatina, ya sea en dosis alta o una estatina más potente, apuntó.

“Si usted está en riesgo de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular, ya sea porque ha tenido estas afecciones antes o porque tiene los factores de riesgo, se le debería considerar para un tratamiento intensivo a fin de reducir el colesterol LDL”, destacó Cheung.

“Si su colesterol en la sangre aumenta, pero no tiene otros factores de riesgo para enfermedades cardiacas y accidente cerebrovascular, entonces su médico podría decidir que usted no necesita tomar medicamentos para bajar el colesterol”, señaló. “Pero si está en riesgo de tener esas enfermedades, necesitará un tratamiento intensivo para reducir el colesterol LDL, incluso si su nivel de colesterol LDL no es muy alto”, agregó.

Al comentar sobre los estudios, el Dr. Gregg Fonarow, vocero de la American Heart Association y profesor de cardiología de la Universidad de California en Los Ángeles, dijo que “a pesar de los beneficios comprobados de las estatinas en la reducción del colesterol LDL, muchos médicos son reacios a recetarlas y los pacientes renuentes a tomar dosis más altas de las estatinas más potentes debido a preocupaciones sobre los efectos secundarios o la seguridad”.

Reducir el colesterol LDL entre 50 y 60 por ciento con estatinas potentes como la atorvastatina a 80 mg o la rosuvastatina de 20 a 40 mg disminuye el riesgo de eventos cardiovasculares mayores entre 50 y 60 por ciento, apuntó.

“La mayoría de los pacientes toleran igual de bien dosis más altas de estatinas más potentes que dosis más bajas de estatinas menos potentes”, señaló Fonarow. “Millones de pacientes que ya tienen o están en alto riesgo de enfermedades cardiovasculares que se podrían beneficiar de una protección cardiovascular adicional con dosis más altas de estatinas más potentes, no están siendo tratados en estos momentos con estos agentes. Aunque deberían”.



FUENTE: Colin Baigent, M.D., Clinical Trial Service Unit and Epidemiological Studies Unit, University of Oxford, U.K.; Bernard M.Y. Cheung, Ph.D., University of Hong Kong; Gregg Fonarow, M.D., American Heart Association spokesman and professor, cardiology, University of California, Los Angeles; Nov. 9, 2010, The Lancet, online

Encuentran más evidencia de que las estatinas reducen el riesgo de accidente cerebrovascular

12 Nov

Uno de los análisis más grandes que se han hecho sobre el efecto de la terapia con estatinas sobre el riesgo de accidente cerebrovascular confirma los beneficios de tomar estos medicamentos de uso generalizado.

Gran parte del beneficio de las estatinas como Crestor, Lipitor y Zocor parece relacionarse con la capacidad de estos medicamentos para reducir los niveles en sangre del colesterol LDL, “el malo”, hallaron los investigadores.

Los datos de los ensayos clínicos en los que participaron 267,000 individuos mostraron una reducción general de doce por ciento en la incidencia de accidente cerebrovascular entre los que toman estatinas, y cada reducción de uno por ciento del colesterol total predijo una disminución relativa en el riesgo de accidente cerebrovascular de 0.8 por ciento.

El informe, que aparece en la edición del 19 de enero de Journal of the American College of Cardiology, fue dirigido por médicos de la Universidad G. d’Annunzio en Chieti, Italia.

“Esto coincide con estudios anteriores y refuerza el beneficio de la terapia de estatinas en la prevención del accidente cerebrovascular en poblaciones seleccionadas de pacientes”, apuntó el Dr. Larry B. Goldstein, director del Centro del Accidente Cerebrovascular de la Universidad de Duke.

Sin embargo, el informe sugiere que la reducción del riesgo de accidente cerebrovascular no se explica completamente por el efecto de reducción del colesterol de las estatinas, agregó el Dr. Brendan M. Everett, catedrático en medicina de la Facultad de medicina de Harvard y cardiólogo asistente del Hospital Brigham and Women’s. El estudio JUPITER, que ayudó a dirigir, encontró un beneficio para las personas que tenían altos niveles de la proteína C reactiva, un marcador de inflamación.

“Hay muchas explicaciones posibles para la reducción del riesgo de accidente cerebrovascular en pacientes tratados de forma activa, y una de ellas es la reducción de la inflamación con terapia de estatinas”, apuntó Everett. “En el estudio JUPITER, observamos una reducción de 48 por ciento en la incidencia total de accidente cerebrovascular y de 51 por ciento en la incidencia de accidente cerebrovascular isquémico entre los pacientes que tenían una medida normal de colesterol LDL en la línea base”.

Un accidente cerebrovascular isquémico, la forma más común, ocurre cuando un coágulo bloquea una arteria cerebral.

“Tomamos a las personas que tenían niveles normales de colesterol y observamos una reducción en la incidencia de accidente cerebrovascular similar a la de los ensayos en los que se seleccionaron personas con altos niveles de colesterol”, explicó Everett. “Esto me sugiere que aquí sucede algo más”.

Es posible, agregó Goldstein. “En los ensayos clínicos se mide el colesterol LDL, pero al mismo tiempo interactúan también muchas otras cosas”, explicó. “Aún así, la cantidad de beneficio se relaciona directamente con la cantidad de reducción del colesterol”.

Aunque los investigadores de JUPITER se centraron en la inflamación, “aún así redujeron los niveles de colesterol LDL de forma significativa”, señaló Goldstein.

No hay duda con respecto al valor de la terapia de estatinas en la reducción de otros riesgos cardiovasculares en personas con altos niveles de colesterol LDL. El análisis italiano encontró más beneficios derivados de las estatinas que otros regímenes que reducen el colesterol.

“Las estatinas deberían ser realmente nuestra primera opción para reducir el colesterol”, sugirió Everett. “Esto también es así para la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular. Mostramos que incluso los pacientes que tenían niveles de colesterol normales se podían beneficiar de las estatinas”.

“Lo más gratificante de este metaanálisis es que las estatinas, entre todas las terapias que reducen los lípidos, parecen ser las más efectivas”, señaló el Dr. Robert D. Brown, director de neurología de la Clínica Mayo en Minnesota. “El uso de la terapia de estatinas es particularmente importante en las personas que han sufrido un accidente cerebrovascular. Se usan de manera más agresiva en personas que han tenido un accidente cerebrovascular, en un intento por evitar otro”.

Al menos un ensayo demostró una reducción significativa en la incidencia de segundos accidentes cerebrovasculares entre personas que tomaban estatinas, apuntó Brown.

Más información

Para más información sobre las estatinas, visite la American Heart Association.
Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTE: Larry B. Goldstein, M.D., director, Duke Stroke Center, Durham, N.C.; Brendan M. Everett, M.D., instructor, medicine, Harvard Medical School, and attending cardiologist, Brigham and Women’s Hospital, Boston; Robert D. Brown, M.D., chairman, neurology, Mayo Clinic, Rochester, Minn; Jan. 11, 2010, Journal of the American College of Cardiology

ESTATINAS Y SU EFECTO REVERSIBLE EN LA FIBROSIS HEPATICA Y LA ACTIVIDAD DE LAS EXOGLICOSIDASAS LISOSOMALES

25 Ago

La fibrosis hepática es un proceso reversible que se da de manera espontánea. El siguiente estudio se centra en la utilización de estatinas para esta afección por ser prometedores agentes antifibroliticos. Par ello se utilizo un modelo experimental de tioacetamida (TAA-inducida) ,  en ratas , utilizando sinvastatina, y fluvastatina, y evaluando la actividad de algunas exoglycosidasas como marcadores de gravedad de la fibrosis en el hígado.  Mas específicamente el objetivo del estudio fue
evaluar los efectos de las estatinas sobre β-galactosidasa y
actividad α-manosidasa en el hígado en un modelo de rata .

La fibrosis fue inducida en ratas 50 TAA, 2 veces por semana por aproximadamente 3 meses. Posteriormente se trataron un fluvastatina dosis baja, simvastatina dosis media, y finalmente un grupo también con simvastatina a dosis elevada. Las estatinas son inhibidores de HMG-CoA reductasa , probablemente su activiada antifibrotica se deba a que bloque, la hidroxi-metilgluraril-Coa reductasa, que participa en síntesis hepática del colesterol,  sin embargo las estatinas no impidieron el avance de la fibrosis hepática, aunque mejora de manera moderada, el estado fibrotico del hígado , por lo que puede tener cierto potencial antifibrotico, ademas que por sus características antiinflamatorias mejora de la función endotelial, modula la respuesta inflamatoria, y previene la formación de trombos. Estos resultados se midieron a través de la elevación de enzimas exoglicosidadas lisosomales especialmente la beta –galactosidada que correspondía a la gravedad de la fibrosis hepática, por lo que una de las conclusiones del estudio es que dicha enzima puede
servir como un marcador de severidad de la fibrosis hepática, y un predictor de la regresión de fibrosis hepática.

REFERENCIA:

O. luviskaya,  M. Knas, et al; “Effects of statins on liver fibrosis reversibility and activities of lysosomalexoglycosidases”; Medical University Poland, and Belarus, Experimental and clinic patology, 2007, Disponible en: http://academpharm.by/wp-content/uploads/2007/08/expclinknas.pdf

Estatinas reducen el riesgo de demencia incidente y la enfermedad de Alzheimer?

23 Ago

El objetivo del estudio es analizar la asociación del uso de estatinas con la prevalencia y la incidencia de la demencia y la Enfermedad de Alzheimer. Se realizo por medio de un estudio transversal de prevalencia e incidencia y un estudio prospectivo de incidencia de la demencia entre 5,092 pacientes de edad avanzada (mayores de 65 años). Los participantes fueron evaluados en su casa en 1995-1997 y nuevamente en 1998-2000. De los 4895 participantes proporcionaron datos suficientes para determinar el estado cognitivo, se identificaron 355 casos de demencia prevalente (200 con AD) en la evaluación inicial, en donde el uso de estatinas se asoció inversamente con la prevalencia de la demencia. Tres años más tarde, se identificaron 185 casos de demencia incidente (104 con AD) entre 3308 supervivientes en riesgo. El uso de estatinas en el momento basal no predijo incidencia de la demencia o el AD.
La información de las entrevistas fue complementada por médico o de enfermería Registros de hogares. A continuación, clasificaron a los participantes por el uso de las estatinas (lovastatina, simvastatina, cerivastatina, atorvastatina, pravastatina o fluvastatina), así como otros, nonstatin agentes hipolipemiantes (fibratos, colestiramina, o
El ácido nicotínico) para comparar la especificidad de las asociaciones observadas.
EL 3-hidroxi-3-metilglutaril coenzima A (HMG-CoA) reductasa, o estatinas, son medicamentos que cada vez son mas populares para indicaciones cardiovasculares, y
también podría tener efectos protectores contra enfermedades de demencia. Las estatinas son eficaces en el tratamientos para la hipercolesterolemia, un posible factor de riesgo tanto vascular demencial y la enfermedad de Alzheimer (AD).
Los ensayos efectuados en vivo y en el vitro sugieren que el colesterol acelera la producción de amiloide Alzheimer, desplazando el precursor del amiloide proteína (APP) el metabolismo de alfa a productos beta escote. Las estatinas pueden inhibir este proceso mediante la reducción de los niveles de colesterol disponible. Por otra parte, las estatinas
podría prevenir los episodios aterotrombóticos por acción sobre la función del músculo liso, macrófagos y plaquetas, o puede reducir la actividad inflamatoria, que es importante en dicha patógena mediante la inhibición de óxido nítrico. Al menos 6 estudios de observación han examinado la asociación entre el uso de estatinas
y el riesgo de enfermedades de demencia. Un Estudio caso-control del Reino Unido- basada General Practice Research Database mostraron un menor riesgo de demencia entre aquellos con uso previo de estatinas, pero no otros agentes hipolipemiantes.
Los investigadores aparece en el cuadro. Un estudio de caso-control en una muestra de conveniencia de prevalencia informó una inversa asociación de la demencia y la EA con el uso de estatinas. Por último, en un analisis de un ensayo aleatorio de corte transversal de reemplazo de estrógeno para la prevención secundaria de enfermedades cardiovasculares a sugerido que las mujeres que también toman estatinas (pero no otros agentes hipolipemiantes) se obtuvo una mejor prueba cognitiva y eran menos propensos a experiencia cognitiva. Estos resultados convergentes han estimulado el interés en el potencial de las estatinas para la prevención de la demencia entre los adultos mayores.
Sin embargo, ninguna de los anteriores estudios han examinado la asociación del uso de estatinas con la posterior aparición de la demencia.

REFERENCIA:

Peter P. Zandi, PhD; D. Larry Sparks, PhD et. al. Do Statins Reduce Risk of Incident Dementia and Alzheimer Disease?. The Cache County Study. American Medical Association. 2005.

Comparación entre la duración de los efectos dependientes de la simvastatina y gemfibrozilo en dislipidemia en los pacientes con diabetes tipo 2

21 Ago

Objetivo: Observar los efectos dependientes de la duración de dos clases importantes de fármacos hipolipemiantes simvastatina y gemfibrozilo en pacientes diabéticos tipo 2 con dislipemia en la población pakistaní.
Métodos: Setenta pacientes diabéticos tipo 2 con dislipidemia recién diagnosticados se inscribieron y fueron divididos al azar  en dos grupos cada uno, con 35 pacientes. Pacientes del grupo I se le dio pastillas de simvastatina 20 mg una vez al día y  pacientes del grupo II recibió Gemfibrozilo tableta de 600 mg dos veces al día. El período de estudio compuesto por 12 semanas. El ayuno
perfil lipídico y la glucemia en ayunas fue analizada en la semana 0 (día de la inclusión), la semana 6 y 12 semanas.

Resultados: En la semana 12 simvastatina redujo el colesterol LDL en suero 36,97 por ciento (P <0,001). Por el contrario gemfibrozilo  no se reducen de forma significativa con una reducción de sólo el 1,33 por ciento (P = NS). La simvastatina redujo el suero  colesterol total y triglicéridos en suero en 29,88 por ciento (P <0,001) y 21,78 por ciento (P <0,001), respectivamente  y el suero aumentó el HDL colesterol 16,67 por ciento (P <0,001). Mientras gemfibrozilo disminuyó el colesterol sérico total  9,14 por ciento (P <0,001) y de triglicéridos en suero en 30,84 por ciento (P <0,001). Gemfibrozilo tubo Niveles de colesterol HDL 18,08 por ciento (P <0,001).

Conclusión: se observaron cambios significativos en todos los parámetros lipídicos con ambos simvastatina y gemfibrozilo  con respecto a la duración del tratamiento. Simvastatina fue encontrado para ser más efectivos en la reducción de colesterol sérico total  y los niveles de colesterol LDL en comparación con gemfibrozilo, que fue encontrado para ser más efectivos en la reducción  triglicéridos y elevar los niveles de colesterol HDL en suero. Ambas drogas fueron bien toleradas y  no se observo ningún efecto adverso significativo. Tanto se puede administrar como monoterapia en pacientes con el tipo
2 diabetes mellitus y el perfil lipídico anormal.

REFERENCIA:

  • Rizwan Ashraf, Kausar Amir, Abdul Rashid Shaikh “Comparison between duration dependent effects of Simvastatin and Gemfibrozil on dyslipidemia in patients with type 2 diabetes.”Department of Pharmacology, Shifa College of Medicine, Islamabad1, Departments of Pharmacology2 and Pharmacy 3, Jinnah Postgraduate Medical Centre, Karachi. Agosto 2005. Pp.324-327 Disponible en: http://www.jpma.org.pk/PdfDownload/826.pdf

El uso de la terapia con estatinas para reducir el riesgo Cardiovascular en los pacientes de edad avanzada

20 Ago

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad en las personas mayores, y más del 80% de muertes se da por la enfermedad cardíaca coronaria o ictus, principalmente en pacientes mayores de 65 años de edad. La hiperlipidemia es uno de los principales factores de riesgo modificables de la  enfermedad cardiovascular. Las guías actuales recomiendan el uso de estatinas para reducir el colesterol de baja densidad, en función del riesgo cardiovascular de un individuo, y establecer claramente que la edad avanzada no debería ser una barrera para el tratamiento. A pesar de amplias pruebas que demuestren un claro beneficio con la terapia con estatinas en personas mayores, esta población permanece crónicamente tratada con dichos medicamentos. La incidencia de enfermedad cardiovascular (CV) aumenta considerablemente con la edad, aumentando los eventos de la misma, la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares y el tratamiento antidiabético son factores de riesgo significativos en las personas mayores.

Los perfiles farmacocinéticos de estatinas han demostrado que difieren poco en jóvenes y sujetos mayores, sin embargo, mientras que la terapia hipolipemiante  es muy poco utilizado en la edad madura, a pesar de las amplias pruebas de una reducción de riesgo cardiovascular asociados con el tratamiento con estatinas en este  grupo de edades.

La simvastatina Estudio de supervivencia (4S), el colesterol y Eventos recurrentes (CARE) ensayo y la intervencion a largo plazo con pravastatina en enfermedad isquémica (LIPID)
demostraron que la terapia con estatinas para la prevención secundaria fue efectivo de manera comparable en los pacientes mayores y sus homólogos más jóvenes.

Estudios diseñados específicamente para hacer frente a los pacientes mayores, como el Estudio prospectivo de Pravastatina en la tercera edad en situación de riesgo (PROSPER)  también mostraron una reducción significativa en el tasa de eventos CV. El beneficio del tratamiento con estatinas para la prevencion secundaria en pacientes de edad avanzada ha sido recientemente confirmada por un meta-análisis de nueve ensayos clínicos, que llegó a la conclusión que la reducción de la mortalidad asociada al tratamiento con estatinas  en pacientes mayores resulto mayor a lo estimado. Los datos sobre el beneficio del tratamiento con estatinas en los pacientes ancianos son convincentes, y apoyar la afirmación contenida en el Programa Nacional de Educacion del tratamiento de ColesterolnPanel III (NCEP ATP III), en donde se establece en las directrices que la edad no debe ser una barrera para tratamientos de este tipo. Sin embargo, los pacientes ancianos suelen permanecer sin tratamiento. Tras la actualización del NCEP ATP III en 2004, el análisis mostró que entre las personas mayores de muy alto riesgo, el 85% de pacientes recién han iniciado el tratamiento con estatinas.

Varios factores pueden contribuir a esta falta de proporcionar el tratamiento apropiado con estatinas. En primer lugar, pese a las pruebas del claro beneficio en pacientes de mayor edad, la proporción de estos pacientes matriculados en los ensayos con estatinas fundamental a menudo ha sido relativamente bajo, sobre todo los mayores de 70 años de edad. La menor proporción de pacientes de mayor edad en estos estudios pueden conducir a una percepción errónea sobre la fuerza de los datos disponibles sobre el uso de estatinas en personas de mayor edad, aumentando la incertidumbre que surje entre los médicos y los contribuyentes, como tambien en los pacientes y sus familias. Otro factor importante es que en los pacientes de edad avanzada se espera que la funcion del  hígado y riñón han disminuido, baja estatura y la fragilidad general. Como resultado de tales caracteristicas, las estatinas a dosis altas se considera habitualmente que cause efectos adversos en pacientes de edad avanzada, a pesar de la falta de evidencia para apoyar tal afirmación, y esto pueden contribuir a la infratratamiento de hiperlipidemia en este grupo de pacientes. Además, los pacientes mayores son a menudo  recetados con múltiples medicamentos y la posibilidad de interaccciones aumenta lo que podria limitar el uso de ciertas estatinas. Para abordar el problema de tratamiento insuficiente en los pacientes mayores, los médicos deben adaptar el tratamiento, basado en el riesgo cardiovascular global de cada individuo, independientemente de su edad. En otras palabras, la edad no debe constituir una barrera para el tratamiento adecuado con estatinas para la prevención del riesgo cardiovascular.

REFERENCIA:

N. K.Wenger1 and S. J. Lewis. Use of Statin Therapy to Reduce Cardiovascular Risk in Older Patients. Volume 2010. Hindawi Publishing Corporation. Current Gerontology and Geriatrics Research. Disponible:http://downloads.hindawi.com/journals/cggr/2010/915296.pdf

Las estatinas son beneficiosas para los pacientes con insuficiencia cardiaca?

18 Ago

Hay una enorme cantidad de evidencia sobre el papel beneficioso de las estatinas, en relación al tratamiento primario y prevención secundaria, para los pacientes con cardiopatía isquémica. Muchos cardiólogos recetan estos medicamentos para
sus pacientes, independientemente de la función sistólica ventricular izquierda, y especialmente para los pacientes con edad de mayor prevalencia de infarto al miocardio.
Se realizo con el fin de encontrar posibles beneficios de las estatinas, mas alla de la reducción del colesterol en pacientes con IC
La insuficiencia cardiaca se asocia con una mayor morbilidad y la mortalidad a pesar de los avances farmacológicos en la terapia de intervención, incluyendo IECA, receptores beta-adrenérgicos, ARAII y de resincronización de la terapia cardíaca
Según se determinó en los ensayos clínicos con pacientes con ICC grave, sólo el 1-2% de los pacientes toman estatinas, ya que presentan enfermedad coronaria combinada con hipercolesterolemia. En este artículo se revisa la evidencia previa y se discute el papel actual de las estatinas en pacientes con insuficiencia cardíaca para la prevención de eventos cardiovasculares. El daño acumulado en el miocardio que es debido a los eventos isquémicos de la enfermedad de la arteria coronaria es la principal causa de morbilidad y mortalidad en pacientes con insuficiencia cardíaca isquémica, y también en los pacientes con no isquémicas Hay mucha evidencia para los efectos anti-isquémica de las estatinas en relación con la estabilización de la placa, que se debe a los cambios de la composición de la placa y la inflamación de lucha contra la, reducir el tamaño de la necrosis miocárdica y la remodelación y mejora de la coronaria endotelial la función y la formación de nuevos vasos. El papel de las estatinas en la inflamación está relacionada con la inhibiendo la síntesis de mevalonato, que causa favorables acciones sobre el óxido nítrico (NO) la síntesis, el plasminógeno inhibidor del activador-1 (PAI-1), y el factor nuclear. Los efectos antiinflamatorios de las estatinas son eficaces independientemente de los cambios del colesterol level. Los efectos beneficiosos de las estatinas pueden extenderse a pacientes con insuficiencia cardíaca no isquémica. A pesar de que las estatinas tienen muchos efectos beneficiosos para la inflamación, la relación entre las estatinas, la inflamación y los beneficios clínicos final debe ser probada. Las estatinas mejoran la función endotelial, independientemente de los cambios del nivel de colesterol.
Las estatinas también tienen un papel protector contra las acciones antiarrítmicos como la fibrilación auricular y ventriculares, se realizaron ensayos en donde se demostro los efectos aditivos de las estatinas y bloqueadores beta en 5.477 pacientes con infarto de miocardio, la reducción de 1-año de la mortalidad por estatinas sólo el 26%, con beta bloqueante fue sólo el 31% y un combinación de ambos estatina y betabloqueanse te redujo la mortalidad en un 48%. Parece que las estatinas pueden reducir la mortalidad en
todo tipo de insuficiencia cardíaca, y especialmente en casos de isquémia aguda, infarto de miocardio. La Akt es una proteína quinasa que es activada con estatinas y esto está relacionado con el auemnto de la supervivencia y a la formación de nuevos vasos en la célula endotelial aumentó, disminuyendo la apotosis y óxido nítrico endotelial. Además de disminuir la mortalidad, otros beneficios de las estatinas es que tienen un rol en la prevención de la insuficiencia cardíaca (8,3% ). La insuficiencia cardíaca se produjo
con menos frecuencia en los tratados con pravastatina, que en el grupo control (10,9% frente a 13,8%, respectivamente, el beneficio del papel de las estatinas en la prevención de eventos cardiovasculares demostró que independientemente de la severidad de la función del ventrículo izquierdo. La mayoría de los efectos beneficiosos anteriores fueron
conseguidos con una dosis mayor de medicamentos, independientemente del tipos de estatinas, la etiología de la insuficiencia cardíaca. La población del estudio consistió en pacientes con conocida enfermedad cardiovascular y su objetivo recomendado para
LDL-colesterol por debajo de 70 mg / dL, pero los niveles obtenidos de colesterol LDL fue de 76 mg / dL con 10 MG de rosuvastatina administra durante más de dos años, lo que significa que más de la mitad de los pacientes no alcanzaron el nivel objetivo de LDL-colesterol. Aunque los pacientes de este estudio fueron pacientes mayores con un
con una edad media de 73 años de edad, la dosis de la droga no fue suficiente para lograr el nivel objetivo de LDL-colesterol. Un estudio doble ciego aleatorizado y controlado con placebo sobre el efecto de 40 mg de rosuvastatina en la remodelación del ventrículo izquierdo, la proinflamatorias citosina, los resultados clínicos fueron obtenidos de 6 de tratamiento en los pacientes con insuficiencia cardíaca sistólica, en donde a pesar de la seguridad y reduccion del nivel de colesterol, la rosuvastatina no mejoró los parámetros arriba mencionados, incluyendo los resultados clínicos. Como era de esperar, por el diseño del estudio, con una duración de 6 meses es demasiado corto para revelar
los beneficios de las estatinas, poniendo en tela de juicio los beneficios de las estatinas.

REFERENCIA:
Wook Bum Pyun, MD. Are Statins Beneficial for Patients With Heart Failure?. Cardiovascular Center, Department of Internal Medicine, School of Medicine, Ewha Womans University, Seoul, Korea. Korean Circ J 2008;38:185-190. Disponible en: http://synapse.koreamed.org/Synapse/Data/PDFData/0054KCJ/kcj-38-185.pdf